Zumo de coco

Receta del zumo de coco

El zumo de coco (jugo) y el coco en si mismo tienen desde siempre mala reputación debido a sus altos niveles de grasas saturadas. Por otro lado, para las poblaciones insulares de todo el mundo el coco es un alimento esencial y muy completo que aprovechan ya sea como zumo de coco, leche de coco o aceite de coco tanto en terreno culinario como medicinal, para ayudar a prevenir enfermedades. Los ácidos grasos únicos que se encuentran en la leche de coco pueden ayudar a la pérdida de peso, mejorar la función inmune, reducir el riesgo de enfermedades del corazón y mejorar la piel y la salud del cabello.

Zumo de coco

Ingredientes del zumo de coco

  • 350 g de coco rallado o deshidratado
  • 3 tazas de agua hirviendo
  • 3 tazas de agua a temperatura ambiente

Cómo hacer el zumo de coco

  • Introducir el coco rallado y el agua hirviendo en una licuadora o procesadora.
  • Dejar reposar durante 1 minuto y procesar.
  • Añadir el agua fría y seguir procesando durante varios minutos hasta obtener una pulpa muy fina.
  • Filtrar el líquido con la ayuda de un paño de lino o algodón.
  • Verter en un recipiente y dejar reposar en el frigorífico o tomar de inmediato.
  • Nota: para separar la grasa del agua dejar reposar el zumo de coco en el frigorífico durante 48 horas. La grasa se separará del agua y flotará en la superficie. Se puede retirar con una espumadera y aprovechar para hacer crema batida.
Receta del zumo de coco

Propiedades del zumo de coco

El coco es un alimento muy versátil e indispensable para la mayoría de las personas que viven bajo el cinturón tropical. Es un completo alimento rico en calorías, vitaminas y minerales. Una nuez de coco de tamaño medio cuenta con 400 g de carne comestible y de 30-150 ml de agua y proporciona casi todos los minerales necesarios diarias esenciales, vitaminas y energía de una persona de tamaño promedio.

100 g de coco tienen unas 354 calorías. Muchas de estas provienen de grasas y proteínas. Aunque, su carne es desproporcionadamente alta en grasas saturadas en comparación con otros frutos secos comestibles comunes, el coco tiene muchos compuestos bioactivos esenciales para una mejor salud.

En el coco se encuentra un importante aporte de ácido graso saturado, el ácido láurico. El ácido láurico aumenta los niveles de colesterol HDL bueno en la sangre. El HDL es una "Lipoproteína de Alta Densidad", que tiene efectos beneficiosos sobre las arterias coronarias mediante la prevención de bloqueo de los vasos (aterosclerosis). Los médicos recomiendan tener unos altos niveles del colesterol HDL total en la sangre por la misma razón.

El agua de coco es una bebida muy refrescante para vencer la sed del verano tropical. El zumo está repleto de azúcar simple, electrolitos, minerales y compuestos bioactivos tales como citoquinina, y enzimas tales como fosfatasa ácida, catalasa, deshidrogenasa, peroxidasa, polimerasas, etc. En conjunto, estas enzimas ayudan en la digestión y el metabolismo.

El coco está considerado un alimento excelente por su función hacia al sistema inmune; es antiviral, antifúngico, antibacteriano y anti-parasitario, lo que significa que elimina las bacterias dañinas, virus, hongos y parásitos. Por ello, consumir coco en cualquiera de sus diversas formas (ya se la carne de coco crudo, aceite de coco, leche de coco, mantequilla de coco, etc.), puede ayudar a tratar algunas de las enfermedades más resistentes y comunes como la gripe , giardia, piojos, infecciones de garganta, infecciones del tracto urinario, las tenias, el herpes, la gonorrea, la bronquitis y otra numerosas enfermedades causadas por microbios.

El zumo de coco es también una deliciosa y nutritiva fuente de ácidos, fibra, vitaminas, minerales y aminoácidos. Tiene toneladas de calcio, potasio, y magnesio, así como un montón de electrolitos.

El aceite es excelente para mantenerse joven y bello. Sus propiedades antioxidantes retrasan el proceso de envejecimiento al proteger el cuerpo contra los dañinos radicales libres. El aceite de coco es también conocido para el tratamiento de trastornos de la piel tales como eczema, psoriasis y dermatitis. Además tiene propiedades que ayudan a mantener el pelo más saludable y brillante.

Comer coco también ofrece beneficios para el desarrollo de huesos y dientes fuertes y sanos. El coco mejora la capacidad del cuerpo para absorber el calcio y el magnesio. También ayuda a prevenir la osteoporosis, una condición en la cual los huesos se vuelven delgados y frágiles y pierden su densidad. Debido a sus propiedades, los cocos son una buena alternativa, saludable para aquellos que son intolerantes a la lactosa, y desean tener huesos y dientes fuertes. Los que prefieren una dieta vegana puede beneficiarse de él como una buena fuente de proteínas y ácidos grasos.