Zumo de espinacas

Receta del zumo de espinacas

Los beneficios para la salud del zumo de espinacas son muchos. La espinaca está repleta de valiosas vitaminas, minerales y antioxidantes. Aquellos no muy fans del sabor de la espinaca, se sorprenden con este zumo con un sabor más suave y nada desagradable. Mezclar zumo de espinacas con otras frutas y verduras no sólo mejora su sabor, sino que suma valiosas vitaminas, minerales y contiene un aporte de gran alcance del valor nutricional en las comidas.

Zumo de espinacas

Beber zumo de espinaca ayuda a producir hormonas de la saciedad, gestionando y reduciendo así la sensación de hambre. Tomar este zumo antes de las comidas ayuda a reducir las ganas de comer grandes cantidades de comida. Esto hacen de esta, un ideal zumo para bajar de peso.

Ingredientes del zumo de espinacas

  • 300 g de hojas de espinaca
  • 2 naranjas
  • 3 kiwis

Cómo hacer el zumo de espinacas

  • Lavar bien todas las frutas y vegetales.
  • Pelar y trocear las naranjas y los kiwis.
  • Introducir las espinacas, las naranjas y los kiwis en la licuadora y licuar hasta obtener una bebida líquida y homogénea.
  • Se puede añadir un vaso de agua para hacerlo más ligero.

Propiedades del zumo de espinacas

La espinaca es uno de los alimentos más nutritivos y más saludables, incluso con su consumo en crudo. Este vegetal verde es conocido por sus numerosos beneficios para la salud. La espinaca tiene propiedades muy beneficiosas para el corazón, la presión arterial y para el sano desarrollo de los huesos. Es un gran alimentos para pacientes diabéticos y mujeres embarazadas, ayudando al sano crecimiento del bebé. Debido a sus múltiples ventajas y beneficios, la espinaca es considerada uno de los alimentos más saludables del mundo. Además del zumo de espinaca se suele consumir en ensaladas, batidos, sopas y platos.

La espinaca está repleta de fitonutrientes y cuenta con más de una docena de flavonoides, beneficiosos para ayudar a combatir el cáncer y la inflamación. Los compuestos bio-químicos como la Neoxantina y Violaxantina son muy beneficiosos en el control de la inflamación.

Receta del zumo de espinacas

Este vegetal cuenta además con un importante aporte de antioxidantes, que son muy beneficiosos para la salud. Algunos de los antioxidantes importantes que se encuentran en las espinacas son los flavonoides, carotenoides, vitamina C, vitamina E, beta-caroteno, manganeso, zinc y selenio.

La presencia de la vitamina K en las espinacas ayuda al control de la activación de los osteoclastos, las células que son responsables de la rotura de huesos. Por ello, el zumo de espinacas es beneficioso para conseguir unos huesos sanos.

La espinaca contiene luteína y zeaxantina, ambos carotenoides que previenen la degeneración macular protegiéndonos de enfermedades de los ojos. Evita la aparición de cataratas en los ojos, relacionadas con la edad. La espinaca es la mejor fuente de beta-caroteno, que reduce el riesgo de cataratas.

Es además, una excelente fuente de potasio considerada uno de los buenos alimentos para el corazón. El potasio es un mineral altamente beneficioso para el funcionamiento y desarrollo del corazón. El antioxidante en la forma de vitamina A y C ayuda a disolver el colesterol, por lo tanto es útil en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Además los antioxidantes en forma de vitamina A y C ayudan a restringir los radicales libres, siendo así la espinaca buena en la protección de la mucosa del estómago y los problemas gastrointestinales. La espinaca es también rica en fibra dietética ayudando de forma eficaz en la digestión y aliviar el estreñimiento.

Con un gran aporte en beneficios es también una excelente fuente de hierro, libre de grasa y colesterol. Por lo tanto, es muy recomendado introducir espinacas en la dieta de mujeres embarazadas, durante la lactancia materna, para la menstruación y durante el crecimiento de niños y adolescentes.

Las espinacas contienen vitamina A, beneficiosa para mantener una piel sana y saludable. Las verduras tienen la capacidad de conservar la humedad siendo una característica buena y útil en la lucha contra muchas enfermedades de la piel como el acné, espinillas, arrugas y la psoriasis.

Repleta de nutrientes, la espinaca es adecuada por su aporte en vitamina K, vitamina A, manganeso, ácido fólico, magnesio, hierro, vitamina C, vitamina B2, vitamina B6, vitamina E, calcio, potasio, triptófano, fibra, cobre, proteína, fósforo, zinc, fibra dietética, grasas omega-3 y selenio.