Zumo de jengibre

Receta del zumo de jengibre

El jengibre es una especia a menudo utilizada en la cocción y los platos asiáticos. El jengibre crudo se conoce a menudo como raíz de jengibre, aunque técnicamente no es una raíz, pero sí un tipo especial de tallo de la planta llamado un rizoma. La planta de jengibre está relacionada a la cúrcuma y el cardamomo.

Zumo de jengibre

La gran ventaja del jengibre es que puedes consumirlo fresco ya que está ampliamente disponible. El jengibre en polvo sigue siendo también muy beneficioso si el fresco no está disponible. Para la mayoría de la gente un trozo de raíz de jengibre del tamaño de una nuez como máximo es adecuado debido a su sabor tan intenso. El jengibre funciona muy bien cuando se combina con lima, limón, manzana, pera, zanahoria, espinaca, hinojo, apio y perejil.

Tomar este zumo de jengibre en ayunas, aporta al organismo cantidades muy valiosas de vitaminas y minerales de calidad para fortalecer el sistema inmunitario e hidratar el cuerpo.

Ingredientes del zumo de jengibre

  • 1 trozo de jengibre
  • 1 zanahoria
  • 1 manzana
  • 1 vaso de agua

Cómo hacer el zumo de jengibre

  • Pelar la zanahoria y el jengibre y cortar a rodajas.
  • Introducir la manzana junto a la zanahoria y el jengibre en la licuadora.
  • Procesar todos los ingredientes juntos hasta obtener la textura deseada.
  • Diluir el zumo con agua y servir en seguida.

Propiedades del zumo de jengibre

El jengibre se ha utilizado durante siglos para una variedad de diferentes dolencias y se utiliza a menudo para hacer té. Su efecto positivo en la digestión es muy conocido, pero también se usa para el tratamiento de náuseas, vómitos, malestar estomacal, resfriados, gripe, dolores de cabeza y tos.

El gingerol es el compuesto activo que se encuentra en el jengibre fresco. Es químicamente similar a la capsaicina, que es el compuesto activo que se encuentra en los chiles. El jengibre tiene un sabor muy reconocible con un sabor terroso, picante, especiado y caliente.

Receta del zumo de jengibre

El jengibre se ha utilizado para tratar las náuseas, vómitos y el malestar estomacal. Estudios han encontrado que el jengibre es efectivo en el tratamiento de náuseas causadas por el embarazo y la quimioterapia.

El compuesto activo en el jengibre, el gingerol es un agente anti-inflamatorio potente. El gingerol inhibe la producción de óxido nítrico en el cuerpo que puede formar un radical libre perjudicial llamado peroxinitrito. El peroxinitrito y otros radicales libres causan daño a las células que pueden acelerar el envejecimiento y causar enfermedades como el cáncer.

Las propiedades anti-inflamatorias del jengibre pueden ser particularmente eficaces para prevenir el cáncer de colon, mediante la reducción de la inflamación en el intestino según muestran investigaciones. Al igual que podría reducir el crecimiento de los tumores de cáncer de colon. Un compuesto llamado zerumbone encontrado en el jengibre tropical fue capaz de detener el crecimiento de células cancerosas y las células cancerosas invasoras también fueron eliminadas, además de reducir la inflamación general en el colon.

El jengibre ayuda a proteger el sistema inmunológico de varias maneras. En primer lugar, contiene compuestos que son antimicrobianos (matan o inhiben el crecimiento de microorganismos tales como bacterias y hongos). El jengibre también se ha demostrado para activar una parte importante del sistema inmunitario. Tiene la capacidad de activar las células especiales en el organismo llamadas linfocitos T o células T. Estas células son glóbulos blancos especializados que son capaces de buscar células infectadas con virus y eliminarlas. También ayudan a destruir las células tumorales. Esto significa que el jengibre mejora el sistema inmunológico aumentando su capacidad de combatir infecciones y enfermedades.

El jengibre mejora el flujo sanguíneo mediante la expansión de los vasos sanguíneos. También actúa como un anti-coagulante, evitando que las plaquetas sanguíneas se peguen unas a otras de mismo modo que ocurre con la aspirina. Esto significa que puede ayudar a prevenir la formación de coágulos sanguíneos potencialmente fatales y mantener la sangre moviéndose libremente por todo el cuerpo.

La raíz del jengibre contiene zingibain, una enzima proteolítica que ayuda a descomponer las proteínas para mejorar la digestión. El jengibre también funciona para neutralizar el ácido del estómago e incrementar la secreción de enzimas digestivas en el estómago.