Zumo de naranja

Receta del zumo de naranja

Las dulces y jugosas naranjas son un delicioso y saludable aperitivo o complemento para las comidas. El zumo de naranja es muy fácil de hacer y es una excelente manera de beneficiarnos de todas las propiedades de esta rica fruta. Una naranja contiene sólo alrededor de 85 calorías y no tiene grasas, colesterol o sodio. Son reconocidas por su alto contenido de vitamina C. El zumo de naranja está lleno de nutrientes, pero no contiene la fibra de una naranja entera. La médula de la naranja, la sustancia blanca entre la cáscara y la carne, es alta en fibra.

Las naranjas pueden estimular el sistema inmunológico y mejorar el aspecto de la piel; también ayudan a la salud del corazón, los niveles de colesterol y otros temas. Las naranjas además, pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades respiratorias, ciertos tipos de cáncer, la artritis reumatoide, úlceras y cálculos renales.

Zumo de naranja

Ingredientes del zumo de naranja

  • Naranjas para zumo
  • Azúcar al gusto

Cómo hacer el zumo de naranja

  • El primer paso es escoger bien las naranjas, suficientemente maduras para que tengan zumo.
  • Si están conservadas en el frigorífico, sacarlas un rato antes de preparar el zumo. Sale más zumo de una naranja a temperatura ambiente.
  • Lavar y cortar las naranjas por la mitad por el lado opuesto al peciolo que las unía al árbol.
  • Exprimir las naranjas y extraer todo el zumo de la pulpa.
  • Verter en un vaso y añadir azúcar para endulzar si resulta demasiado amargo.
Receta del zumo de naranja

Propiedades del zumo de naranja

Las naranjas son muy beneficiosos para el cuerpo. Ofrecen una gran cantidad de vitaminas, minerales y fibra, todo por solo 85 calorías. Aunque el zumo de naranja también está lleno de nutrientes, se pierde bastante en fibra, por lo que es mejor consumir la fruta entera según las necesidades de cada uno.

Las naranjas están llenas de fibra soluble, que es especialmente beneficiosa para bajar los niveles de colesterol. La fibra soluble atrae el agua en el intestino, formando un gel de movimiento lento. A medida que esta sustancia gel viaja a través del tracto intestinal, recoge algunos de los compuestos de exceso de colesterol y los empuja a través de los residuos fecales. Los niveles de colesterol descenderán a lo largo del tiempo, disminuyendo el riesgo de padecer enfermedades del corazón.

Esta deliciosa fruta proporciona potasio, un mineral electrolito responsable de la función normal del corazón. El potasio funciona con otros electrolitos, incluyendo calcio, magnesio y sodio, para mantener cuidadosamente los niveles de fluido dentro y alrededor de las células. El equilibrio de fluidos constante permite conducir la electricidad a través del sistema, lo que hace que el corazón lata. Cuando los niveles de potasio bajan demasiado, se puede desarrollar un ritmo cardíaco anormal, conocido como una arritmia.

Las naranjas y otros cítricos, están repletos de vitamina C. Una de las funciones de la vitamina C es proteger a las células neutralizando a los radicales libres. Cuando los radicales libres se acumulan en el cuerpo, se aferran a las células sanas, causando daños permanentes. Los radicales libres causan enfermedades crónicas, como el cáncer y enfermedades del corazón. Obtener la cantidad adecuada de vitamina C al día reduce el riesgo de desarrollar estas enfermedades crónicas.

Las naranjas son ricas en vitamina A, que incluye un grupo de compuestos que protegen los ojos. Los compuestos carotenoides de vitamina A, como la luteína, beta caroteno y zeaxantina, pueden ayudar a prevenir la degeneración macular relacionada con la edad, una enfermedad que conduce a la ceguera. Si bien no hay una cantidad específica de la cantidad de cada carotenoide que se debe obtener en una base diaria, la vitamina A tiene una recomendación específica. La vitamina A permite a los ojos absorber la luz, manteniendo sanas las membranas que rodean los ojos y también disminuyendo las probabilidades de tener ceguera nocturna.

Las frutas cítricas han sido siempre valoradas por sus propiedades nutritivas y antioxidantes saludables. Hay establecidos hechos científicamente de que los cítricos, especialmente naranjas, contienen abundantemente vitaminas, antioxidantes y minerales, y tienen muchos beneficios para la salud. Por otra parte, se está empezando a apreciar que los otros compuestos biológicamente activos, no nutrientes en las frutas cítricas como antioxidantes fitoquímicos, fibra dietética soluble e insoluble ayudan en la reducción de riesgo de cáncer, enfermedades crónicas como la artritis, la obesidad, y enfermedades coronarias del corazón.