Zumo de tomate

Receta del zumo de tomate

Los tomates contienen una variedad de nutrientes importantes. El consumo de zumo de tomate, preferiblemente si es recién exprimido, es una excelente forma de obtener beneficios para la salud de la fruta entre las comidas. Aunque no es tan buena fuente de fibra como la fruta entera, el zumo de tomate puede ser muy nutritivo.

Zumo de tomate

Ingredientes del zumo de tomate

  • 5 tomates maduros
  • 1 diente de ajo
  • Hojas de albahaca y orégano
  • 1 vaso de agua
  • Una pizca de sal

Cómo hacer el zumo de tomate

  • Cortar a trozos los tomates y el ajo.
  • Licuar o batir todos los ingredientes para el zumo de tomate añadiendo el agua y la sal.
  • Mezclar y colar para evitar las impurezas y las pieles.
  • Refrescar en el frigorífico y tomar frío. Se puede añadir un toque de pimienta.
Receta del zumo de tomate

Propiedades del zumo de tomate

Los tomates tienen enormes beneficios para la salud cuando se toman en zumo. Los tomates, a menudo confundidos con ser un vegetal, son una gran fuente de nutrientes que pueden ser fácilmente añadidos a la dieta. Esta fruta se puede consumir en una variedad de maneras, pero la más fácil y la mejor para obtener la mayor cantidad de tomates, y por lo tanto la cantidad más alta de nutrientes, en la dieta consiste en hacer zumo de tomate.

No sólo el sabor del jugo de tomate es fresco y delicioso, sino que está repleto de vitaminas beneficiosas, minerales y antioxidantes. Algunos de los minerales y vitaminas que contiene el zumo de tomate son la vitamina A, B, C, K, hierro, cobre, manganeso, potasio, niacina y zinc.

Los estudios han confirmado que los tomates reducen las probabilidades de contraer ciertos tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de próstata, colon, estómago, boca, esófago, cuello uterino y páncreas. Los tomates son ricos en un antioxidante llamado licopeno, que destruye los radicales libres en el sistema. La presencia de radicales libres pueden causar daño a las células en el cuerpo, causando y conduciendo a condiciones tales como el cáncer, enfermedades del corazón y la degeneración macular. El licopeno también ayuda en la prevención de daños a la piel, la prevención de arrugas y a ralentizar efectivamente el proceso de envejecimiento. Además, el licopeno también se ha demostrado para proteger el ADN en las células blancas de la sangre. El licopeno no es un compuesto que el cuerpo humano crea de forma natural y se debe agregar al cuerpo mediante una fuente externa, tales como el zumo de tomate.

El zumo de tomate ha demostrado ser beneficioso para la salud del corazón. Los antioxidantes en los tomates ayudan en la prevención de ataques al corazón y reducen el riesgo de enfermedades del corazón. Las vitaminas que se encuentran en los tomates ayudan al cuerpo a descomponer un compuesto conocido como homocisteína, que se ha encontrado que puede causar enfermedades del corazón y otras complicaciones cardiovasculares.

Beber zumo de tomate como parte de un régimen diario también ayudará en la gestión y control del peso y a mejorar el sistema inmunológico entero. El jugo de tomate estimula el metabolismo y suprime el hambre, lo que puede conducir a la pérdida de peso. Por otra parte, esta bebida de tomate aumentará significativamente la cantidad de energía necesaria durante el día, permitiendo realizar tareas con vigor añadido.

El movimiento irregular del intestino es un problema común que afecta a millones de personas y el zumo de tomate puede ayudar con el problema. Se cree que el consumo diario de jugo de tomate ayuda a mantener el hígado sano, y de esta manera previene el estreñimiento, ayuda a la fácil digestión y por lo tanto, estimula el movimiento intestinal regular.

El zumo de tomate también tiene muchos beneficios para la piel. La aplicación de jugo de tomate fresco directamente sobre la piel se cree que tiene un efecto de bronceado de la piel, dándole un aspecto visiblemente más sano y también se cree que ayuda a prevenir el acné, frenar la secreción de sebo (que contribuye al acné), eliminar la decoloración de la piel y también reducir los poros abiertos.

Además, el hierro y las vitaminas presentes en el zumo de tomate pueden proporcionar brillo al cabello áspero, seco y sin brillo. Otros problemas del cabello, tales como la caspa, el picazón del cuero cabelludo y el cabello sin vida pueden limitarse fácilmente aplicando jugo de tomate fresco directamente al cuero cabelludo y dejar que repose durante un par de minutos y luego enjuagar.